Loading...

International Mentoring Foundation for the Advancement of Higher Education

Small things that matter

Small things that matter

Oct 24, 2017

‘Pequeñas cosas que importan’. Con este lema, Pedro González nos presenta Microomics®, su recientemente creada empresa que se dedica a estudiar la diversidad de microorganismos en muestras humanas, medioambientales, farmacéuticas o alimentarias mediante técnicas de secuenciación masiva. El objetivo: descubrir y avanzar el conocimiento sobre los microorganismos para el beneficio de la sociedad, la salud pública y la prosperidad económica. ¿Te imaginas poder conocer todas las bacterias presentes en tu cerveza favorita, o  averiguar cuáles son las bacterias que te ayudan a hacer la digestión?

Conocí a Pedro a principios de este año, cuando yo me incorporé al laboratorio en el que él era – por aquel entonces – un investigador postdoctoral. He sido testigo de su lucha por pasar del sector académico al empresarial. En resumen: muchas horas de trabajo, más gotas de sudor, y todavía más ilusión por cumplir su sueño. Pedro defendió su tesis doctoral en 2016 en el campo de genómica comparada. Tras trabajar algunos meses en el Departamento de Metagenómica del Instituto de Medicina Genómica (IMEGEN) en Valencia, se mudó a Barcelona para trabajar como postdoc en el laboratorio de Genómica Comparada de Toni Gabaldón. Juntos plasmaron la idea de Microomics® en papel y ganaron el Science 2 Business (S2B) Concept Challenge, una iniciativa del Centro de Regulación Genómica para fomentar la transición de la academia a la industria y la creación de spin-offs. Pedro nos lo cuenta mientras tomamos un café con el Mediterráneo de fondo.

- Dr. González, ¿qué te impulsó a hacerte emprendedor en el campo de biomedicina?

Algo que siempre me ha motivado en mi carrera es que algún día el conocimiento adquirido contribuya al desarrollo de mi entorno social, de la gente de la calle y de su día a día. En definitiva, repercutir de manera directa con mis conocimientos al país que ha invertido en mi educación durante 20 años. En este sentido, mi motivación siempre ha sido y sigue siendo la de cerrar de alguna manera dos eslabones de una misma cadena: por un lado, el existente entre los grupos de investigación y el tejido industrial, y por el otro entre el conocimiento y la sociedad que nos rodea.

Sin duda estos dos aspectos han espoleado siempre mi actitud diaria y mi filosofía de trabajo. En este sentido, concibo la incorporación de Microomics® como una empresa innovadora, con un fuerte componente de I+D en la que el desarrollo investigador y la creación de soluciones en forma de servicios y productos vayan de la mano.  Concibo Microomics® como una vía alternativa que por una parte me permite continuar con mi carrera científica estableciendo un plan de ruta inusual y rompiendo esquemas, y desde luego cubriendo estas dos brechas mencionadas anteriormente.

- ¿Cuáles son los mayores obstáculos que has encontrado?

La carrera investigadora es una carrera de fondo con muchos obstáculos. A lo largo de mi trayectoria - primero en el mundo académico y ahora como emprendedor - he afrontado momentos complicados; por desgracia, esto es algo muy común dentro de nuestra profesión.  Dos de los problemas principales han sido la precariedad laboral y la escasez de recursos durante esta etapa de crisis, que ya está teniendo como consecuencia una nueva reestructuración social. La transición y continuidad en la carrera investigadora tras concluir mi doctorado ha sido sin dudarlo la etapa más compleja. Aunque en este sentido me siento afortunado por el resultado, me tocó reinventarme y adaptarme al cambio brusco de la academia al mundo empresarial. En los últimos meses, justo cuando estaba dando el salto al mundo biotech como emprendedor y CEO de Microomics®, he percibido las limitaciones del entorno social y empresarial de nuestro país. En España encontramos un abismo entre la investigación base y el sector biotech difícilmente solventable, pese al atisbo de esfuerzos gubernamentales por medio de la creación de parques científicos. La falta de hábito y nomalización de estas vías complican muchísimo el proceso. Mirando hacia atrás, en mi opinión la clave para sortear y abarcar estos obstáculos ha sido levantarme una y otra vez, tomar cada obstáculo como una lección, y abrazar la motivación diaria e ilusión como el motor para seguir avanzando día tras día. En definitiva, no dejarse abatir, adaptarse a las circunstancias e intentar sacar partido de cada una de ellas, afrontar cada día como un reto y aprender de uno mismo, con nuestros errores y nuestros aciertos.

- ¿Cuáles son en tu opinión las cualidades que hay que desarrollar para llegar a ser un buen emprendedor?

Un emprendedor ha de convertirse en un ‘todo terreno’. En mi opinión, la transición del mundo académico al empresarial implica en primer lugar un cambio parcial de hábitos de trabajo. Es esencial desarrollar aptitudes sociales, de gestión y trabajo en grupo, y de manejo interdepartamental. La tenacidad, humildad y ambición son tres cualidades que considero imprescindibles, junto a la flexibilidad y adaptación. Igual que en el ámbito académico, la formación continua es esencial, especialmente relacionada con la gestión empresarial.

- ¿Qué mentores has tenido en tu carrera y cómo te han ayudado?

A lo largo de mis etapas como estudiante he tenido la suerte de encontrarme con gente muy buena que me ha guiado en mi carrera. Las lecciones más importantes en la vida las he recibido de personas que, aparte de aportarme conocimiento, me han hecho crecer en valores, crecer como persona. Sin duda la comprensión y apoyos de mi familia y amigos han resultado imprescindibles.

Ya más recientemente durante mi carrera investigadora y en el salto al mundo biotech con la incorporación de Microomics®, la figura de Toni Gabaldón ha resultado clave, tanto por su apoyo durante el desarrollo de mi tesis doctoral como su implicación durante la puesta en marcha de Microomics®. Como todos, también me he tropezado con gente que incluso me ha animado a no dedicarme a la biología o no finalizar mis estudios de doctorado. Creo que es importante tener las ideas claras y saber reconocer y mantener a los buenos mentores que se van cruzando en nuestro camino.

-  ¿Qué consejos les daría a nuestros estudiantes para transicionar de academia a industria?

Trabajo duro, paciencia, y mucha ilusión. El tránsito de la academia a la industria es complicado, os aconsejaría probar primero el mundo empresarial antes de tomar una decisión. La adaptación al sector industrial es compleja y personalmente me ha tocado ver muchos casos en los que investigadores no han sabido transicionar o no se han sentido plenamente satisfechos, investigadores a los que el trabajo en el sector biotech no les ha resultado sencillo. Os animo a atreveros y a explorar posibilidades, lo más importante en la vida es tener motivación e ilusión y, sobre todo, creer en vuestras ideas, proyectos y sueños.

¿Queréis saber más sobre Microomics®? Podéis encontrar más información en su web (http://www.microomics.eu/), o Twitter (@Microomics_lab).

 

Rosa Fernández

Coordinadora de IMP-Biomedicina

Research Fellow

Bioinformatics & Genomics Unit

Centro de Regulación Genómica, Barcelona

Blog Type: 
Blog